Botiquín de verano

Debido a las altas temperaturas de la época de verano, hay que extremar el cuidado en la conservación de los medicamentos de los botiquines

Es fundamental que el botiquín se ubique en un sitio fresco, seco, limpio y preservado de la luz, para que no se altere el contenido, especialmente los medicamentos. Durante el verano, debido a las altas temperaturas, hay que extremar el cuidado en la conservación de los medicamentos de los botiquines. Muchos medicamentos contienen excipientes, o el propio componente activo, que se pueden deteriorar con el calor, dejando de ser activos o incluso resultando perjudiciales para el paciente.

Además, en el caso de algunas soluciones, por ejemplo un jarabe, puede constituir un “caldo de cultivo” idóneo para el crecimiento de bacterias. Por ello, se deberá ser especialmente escrupuloso con los tiempos de conservación indicados en aquellos medicamentos que requieren una preparación previa por parte del paciente, por ejemplo jarabes que se preparan antes de ser tomados, o medicamentos con un periodo de conservación limitado una vez abiertos, como los colirios.

Cabe hacer mención especial de algunos casos especiales:

  • Medicamentos a conservar entre 2 y 8ºC: estos medicamentos se conservan generalmente en frigoríficos o en cámaras de frío. Ante las temperaturas elevadas, está recomendado utilizarlos tan pronto como se hayan sacado del frigorífico.
  • Formas farmacéuticas específicas: algunas formas farmacéuticas (supositorios, óvulos, cremas,…) son bastante sensibles a elevaciones de temperatura. En este caso, todo producto cuya apariencia exterior se vea visiblemente modificada, no debería utilizarse.
  • Transporte por los pacientes: cuando se transporten los medicamentos, deben aplicarse las mismas precauciones de conservación.

Recuerde además que:

  • Los medicamentos que se han dejado de utilizar o caducados, se pueden depositar en la farmacia en los contenedores habilitados para ello.
  • Puede ser útil incluir una etiqueta en el botiquín, con teléfonos de emergencia de utilidad: Centros de salud, ambulancias, Instituto Nacional de Toxicología, etc.
  • Un botiquín puede servirnos como primera medida de actuación urgente, pero si los síntomas persisten, o la lesión en caso de accidente es grave, se debe recurrir a la ayuda de un profesional sanitario.

Enlaces de interés:

No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerde que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.

Leave a Comment

Síguenos en la redes sociales